el miedo como recurso para vender

En el último tiempo una publicidad de seguros para riesgos de accidentes personales suena en las radios israelíes. En la misma se escucha decir: “No me importa que estuviste internado una semana en  el hospital, si no me pagas las facturas de impuestos, gas y luz te desalojo de la casa”.  “Lamento que te hayas quemado con aceite hirviendo pero si no pagas tu hijo  no podrá asistir a las actividades”. Otras desgracias similares se promocionan. El miedo como argumento para vender. Lo peor de la persona en una sociedad cruel que privilegia únicamente lo económico. Ésto es lo que utiliza AIG. En esta compañía yo no quiero estar. Esperemos que muchos me acompañen.

Anuncios