esperando la próxima tragedia

Un informe lapidario sobre el trágico incendio del Carmel arrojó responsabilidades claras y directas sobre el Ministro del Interior Eli Ishai y el Ministro del Tesoro Yubal Szteinitz. Por supuesto que éstos no se dieron por enterados. Tanto no se han dado por enterados que la situación sigue siendo calamitosa en el Servicio de Bomberos de Israel.

Auto-bombas de 25 años de antigüedad siguen en funciones, falta de equipamiento, falta de personal, entre tantas otras carencias. Una estación de bomberos  nueva en Beer Sheva, que al mejor estilo argentino, se ha puesto la piedra fundamental ya hace tiempo y nada se hizo.

Cuando tengamos otra tragedia, que por supuesto la atribuiremos a la fatalidad nos volveremos a preguntar por qué pasó. La respuesta es clara. Los recursos no se destinan adecuadamente. El ministerio a cargo de ello mientras esté en manos de un ortodoxo que sólo responde a sus intereses de sector, no dará ninguna solución.

Dios proveerá… aunque a veces nos provee de incendios que no apagamos y mueren 44 personas sin ningún sentido sólo por la desidia de los gobernantes.

 

 

Anuncios