otra vuelta más… y van…

El eterno juego del gato y el ratón… una guerra interminable… la falta de hombres de auténtico coraje como tuvieron en su momento Begin y Sadat. Y así recurrentemente volvemos a los misiles de allá, los ataques desde acá (por supuesto que todo dentro de unas reglas de juego no escritas pero aceptadas por las partes). En el interín gente que sufre porque sí. Tristeza escuchar a un auténtico sionista como Jaim Yelin, a cargo del Consejo Regional Eshkol, exponiendo hasta qué punto un gobierno abandona a una región a su suerte. Bronca escuchar a un ministro como Silvan Shalom con toda su soberbia y sus mentiras.

A  los gobernantes no les interesa romper con este círculo de violencia. No tienen valor. No tienen coraje. Piensan sólo en el hoy. Se acabaron los estadistas. Sólo hay grises administradores con el único objetivo de conservar el poder.

Le preguntaron al último Premio Nobel de Química, el  científico israelí Daniel Shechtman, cómo ve a Israel dentro de 50 años y su respuesta fue: “la pregunta debería ser si veo a Israel dentro de 50 años”. Para reflexionar.

Daniel Najnsztejn

Anuncios