la mano dura de la justicia israelí contra la corrupción

Toneladas de tinta, kilómetros de papel, millones de palabras se dijeron acerca del accionar de Shula Zaken, la mano derecha del ex-primer ministro Ehud Olmert. Fue acusada de todo tipo de delitos (tráfico de influencias, sobres sospechosos cargados de efectivo, etc. etc.). Era hora que esto llegara a su fin y es por eso que la justicia de Israel en una clara muestra de valentía la condenó a la grave pena de cuatro meses de servicios comunitarios después de hallarla culpable de múltiples delitos.

Todo parecido a nuestros países de origen es mera coincidencia.

Anuncios