basta de insultos y de amenazas por Isa Dobles

Yo no sé si en algo tuvo que ver la camisa que era de un rosa fuerte o vinotinto claro o uva de playa sin sol, y con el azul marino resultaba una combinación apagada, tristona, si era esa falta de contraste con el rostro que lucía gris, si eran las facciones que tenían un marcado agotamiento, si era el ánimo de uno agobiado por lo reiterado, si era el baking de figuras patrias de poco contraste, si era el mismo Bolívar que en otra interpretación lucía mas jóven y desafiante, o eran los rostros contenidos, macabros, de los asistentes, o es uno mismo que ya se ha paseado por todos los sentimientos con este hombre y esta enfermedad y ya está agotado, sobresaturado, y lo que quiere es acabar con esta tragedia o este lastimoso teatro.

A estas alturas, yo, Isa Dobles, venezolana, periodista, por cumplir ochenta y uno años este proximo 1º de junio, no tengo dudas que Hugo Chávez está verdaderamente enfermo porque por muy actor que sea, el personaje se salió de papel.

Se le vé.

Una no es malo. Por más que han atentado contra todos los principios y virtudes del venezolano común, el venezolano es considerado y bondadoso. Cuando supe lo de su cancer, a pesar de todas las razones para sino odiarlo por lo menos no quererlo, me impactó.

Porque además de reactivar preguntas religiosas dormidas por años, este hombre está todavía en una etapa existencial ávida de muchas cosas, con todo el poder del mundo y un pueblo relativamente manso que traicionado en promesas y sueños, parecía paralizado ante un destino que pintaba más bien a maldición.

De la forma como se ha manejado todo esto es más que suficiente para estar cansado.

Por ya casi catorce años este hombre ha violentado todos los principios, los derechos de venezolanos decentes, trabajadores, que molestaban sus propósitos, ha manoseado los valores fundamentales de la familia venezolana. Y a estas alturas, una Venezuela desconocida, que camina paralela a la fantasía enfermiza de este gran desatino que son Chávez y los suyos, con una jauría negada a entregar cuentas, viciada de servilismo y miseria, no puede seguir ya dependiendo de esto tenebroso y cínico que nos ensucia,nos contamina sin tregua.

“¡Si su muerte contribuye a que cesen las corrupciones, y se haga justicia”, que se muera! Que si se salva, la lucha será limpia y promisoria, que se salve.

Pero ya, Venezuela no puede seguir detenida en el tiempo por un hombre, sea quien sea. ¡Que esta enfermiza manipulación con el pueblo venezolano, termine! ¡Que la libertad y la verdad comanden la suerte de este pais bendito!

El mismo odio, la misma perversidad en el discurso de cada uno y todos los que hoy tienen en sus manos la vida de Venezuela no puede ser justificada por nada ni por nadie. No habrá justificación que no la condene, comenzando con la historia misma.

¡Ya está bueno!

Ni la IV, ni los “escuálidos”, ni “los apátridas”, ni el “imperio” ni los majunches”, ni “los traidores”, ni “los hijitos de papá y mamá”. Ninguno acepta eso “de hay que salir de esto como sea”. No. Porque el “como sea” es la Venezuela del mañana sin odios, decente, respetuosa, noble.

¡Basta de insultos, de amenazas!

Bienvenidos a la Venezuela de paz a los hombres de buena voluntad!

FUENTE: http://www.noticierodigital.com

Anuncios