siempre es bueno tener un enemigo

Si Irán no tuviera un presidente como Ahmadinejead, deberíamos inventarlo. Resulta muy funcional a los intereses de los Bibis, Barakes y Mofazes tener un enemigo.

Anuncios